¡Ojo! La negociación ya no será la misma

Los timoneles en La Habana han dado tres virajes que harán de 2015 un año muy distinto en las conversaciones.

1. Todo sobre la mesa

Durante más de dos años, se negoció un punto hasta acordarlo, para pasar luego al siguiente. Así, vinieron, uno a uno, desarrollo rural, participación política y drogas ilícitas. Ya no: desde el primer ciclo de este año hay un cambio drástico de metodología: se negocian muchos puntos simultáneamente.

En la Mesa está:

  • Víctimas (y la espinosa y polémica Justicia Transicional)

Cinco generales inician esta semana en la subcomisión de fin del conflicto la discusión sobre:

  • Modelos de cese bilateral y definitivo de hostilidades
  • Modelos de dejación de armas
  • Reintegración de las Farc a la vida civil
  • Presos de las Farc
  • Ataque a organizaciones criminales, la corrupción y la impunidad
  • Ajustes institucionales necesarios para la paz
  • Garantías de seguridad
  • Esclarecimiento del paramilitarismo, entre otros.

La subcomisión de género recibió visitas de organizaciones de mujeres y un representante LGTBI.

Todo en simultánea, ya no de uno en uno.

2. El proceso se internacionalizó

En las últimas dos semanas –por obra del gobierno, de actores externos clave y, paradójicamente, de la oposición más dura– el proceso saltó al plano internacional:

  • Cambia todo con Estados Unidos a bordo (y virando en su relación con Cuba). No pasó una semana desde que Obama nombrara su enviado especial, cuando Bernie Aronson se había reunido con las Farc y el gobierno en La Habana; el presidente Santos dijo que hay que hablar de extradición y el senador gringo conservador, Marco Rico, escribió al enviado pidiéndole no bajar la guardia en extradición y fumigación de coca.
  • Kofi Annan –peso pesado de la resolución de conflictos– no solo vino a Colombia a darle un sólido respaldo al proceso; no solo se reunió por separado con Santos y Uribe y los llamó a ‘hacer las paces’, sino que se vio en La Habana por turnos con las Farc y con el gobierno y luego con los dos juntos y se puso a su disposición. A buen entendedor…
  • Un evento organizado en Madrid con el presidente Santos y una larga lista de expertos, políticos y luminarias colombianos y extranjeros, el 2 de marzo, puso al proceso bajo los reflectores internacionales.
  • Álvaro Uribe y el Procurador Alejandro Ordóñez hicieron su contribución: llevaron el proceso a Washington, Miami y Nueva York, con sendas giras para ventilar sus críticas. Gajes de la política: ayer, ONG y opositores de izquierda hacían rabiar a Uribe yendo a USA a hablar contra la ley de Justicia y Paz; hoy este hace lo mismo, contra la paz.

Gran paradoja: crece el apoyo internacional al proceso y en Colombia truena la división interna. La pregunta es la tendencia: el gobierno busca –y consigue– apoyos en el mundo, mientras la posición radical del uribismo se los resta. Al final del día, ¿cuál será el impacto foráneo en la opinión pública criolla?

3. ¿Empezó la fiesta?

Las Farc han dado muchas entrevistas, siempre selectivas y desconfiadas con los grandes medios tradicionales y su ‘matriz mediática’. Estos han desplazado enviados a Cuba y, en ocasiones, les han dado cierto tiempo al aire. Pero no se habían hecho programas desde La Habana con miembros del Secretariado. Empezó Hora 20, el programa de Caracol Radio. Siguió Semana en vivo, el de María Jimena Duzán. ¿Vendrán más?

Esto quizá no señale aún una tendencia, pero es otro cambio. Buena parte de la opinión negativa entre los colombianos sobre las Farc hay que atribuirla a ellas y sus acciones contra civiles, pero un viraje en la disposición de los grandes medios a abrirles espacios puede incidir en la percepción que el público tiene de la guerrilla (aunque ayudaría que esta dijera cosas menos provocadoras que ‘cero cárcel’ o ‘dejación política’ de armas).

Tres cambios. Bien importantes. Y el año apenas empieza.